Área farmacéuticos
Italiano - English - Português - Español

Hidratación durante el verano

  • Hidratación durante el verano

    Hidratación durante el verano

    Durante el verano las altas temperaturas, la humedad y una mayor sudoración hacen que tu organismo pierda mayor proporción de agua que durante el invierno y tus necesidades de hidratación aumenten. Por eso es fundamental ingerir líquidos con mayor frecuencia, sobre todo, si te expones al sol o realizas actividad física.

     

    ¿Porqué debemos hidratarnos?

    1. Regulas tu temperatura corporal.
    2. Hidratas tu piel.
    3. Facilitas tus digestiones.
    4. Ayudas a diluir líquidos corporales.
    5. Consigues una mayor capacidad de concentración.
    6. Facilitas el transporte de nutrientes en tu organismo.
    7. Consigues que tus riñones funcionen mejor.
    8. Aumentas tu esperanza de vida.

     

    ¿Cuándo hidratarse?

    • No hace falta tener sed para líquidos, aunque la sed es una señal que nos avisa de que ya hay que ingerir líquidos es mejor adelantarse a ella.
    • Es conveniente hidratarse antes, durante y después de hacer ejercicio o ya que con él perdemos gran cantidad de agua y sales minerales.
    • En caso de tener síntomas como sed, sequedad de mucosas y de la piel o disminución de la cantidad de orina, se deben consumir bebidas que restablezcan el equilibrio hídrico del cuerpo.

     

    ¿En qué cantidad debemos hidratarnos? 

    • Es recomendable consumir entre 2 y 2,5 litros de líquidos diarios. En los que se incluye el agua que proviene de los alimentos, por ejemplo, frutas y verduras tienen un alto contenido en agua (cerca del 85%)
    • Evita las comidas copiosas que necesitan de más hidratación y opta por las ensaladas, las sopas frías de verdura y el pescado

     

    ¡Bebidas para hidratarse este verano!

    • Agua: Es la bebida que mejor calma la sed y puedes elegir con o sin gas, ¡hasta degustar agua con sabores!
    • Zumos de frutas: Si son naturales, conservarán todas las propiedades de la fruta fresca. Nos calmarán la sed y además nos aportarán nutrientes y energía
    • Limonada: algo tan simple como agua, limón y un poco de azúcar es la bebida perfecta para el verano. Si añadimos un poco de bicarbonato tendremos toda una bebida isotónica.
    • Infusiones: Pueden tomarse frías o calientes, una forma apetecible de tomar agua
    • Helados y batidos: Los helados como polos, sorbetes y granizados, cuya base principal es el agua, hidratan y refrescan a la vez. Los batidos, con aporte de leche, resultan además de hidratantes, muy sanos y nutritivos.
    • Horchata: Natural y sabrosa, ideal para después de entrenar reponer energías
    • Gazpacho: El gazpacho es una bomba de vitaminas, antioxidantes y minerales, todo un reconstituyente tras la práctica deportiva.

    Dejar un comentario

    Campos requeridos*