Área farmacéuticos
Italiano - English - Português - Español

NOVEDADES
DE LA NATURALEZA

  • Dysania, cuando despertarse es un suplicio

    Dysania, cuando despertarse es un suplicio

    Para muchas personas levantarse cada día de la cama resulta casi una heroicidad. Dan vueltas, posponen varias veces la alarma del despertador y necesitan más tiempo que los demás para, por fin, ponerse en marcha… En la mayoría de los casos, aunque lo parezca, no estamos ante perezosos o dormilones, sin más. Esta dificultad que los expertos denominan dysania, supone para quienes la sufren un auténtico problema al despertarse: pueden tardar en alcanzar el estado de alerta hasta 30 minutos, cuando lo normal son 10, y tener sensación de confusión, aturdimiento y mal humor.

    ¿Cuáles son sus síntomas?

    La dysania se define como la incapacidad reiterada de despertarse cuando por la mañana llega el momento. La persona sabe que tiene que hacerlo, es consciente de que el despertador ha sonado, pero se siente incapaz de incorporarse, porque el cuerpo y la mente la incitan a seguir durmiendo.

    Además, puede sentir irritabilidad, enfado, frustración y desmotivación con respecto a lo que va a suceder el resto del día.

    Muchas de las personas que sufren dysania programan el despertador con mucha antelación para poder permanecer en la cama un tiempo antes de levantarse.

    ¿Qué indica la dysania?

    La dysania no es una enfermedad en sí misma, por eso no está incluida como patología en los manuales de alteraciones del sueño. Sin embargo, sí es un síntoma que nos puede revelar otro tipo de problemas relacionados con la hora de dormir o con otros estados emocionales.

    Así, si la dysania se vuelve invalidante, puede ser síntoma de que la persona pasa por un estado depresivo o por un trastorno de ansiedad que precisa de atención médica.

    En el caso de que las dificultades para salir de la cama, aunque grandes, sean resueltas finalmente cada día, la dysania puede estar alertando de que el afectado tiene algún problema con el sueño, ya que éste no está siendo reparador. Entre estos problemas podemos citar el retraso en la fase de sueño, el síndrome de piernas inquietas, dormir un número escaso de horas o la apnea obstructiva del sueño.

    ¿Cómo se combate?

    Para resolver la dysania es importante descubrir cuál es su origen. En la mayoría de los casos suele responder a unos patrones de sueño inadecuados. Cada vez con más frecuencia el sueño se ve alterado por el uso de pantallas en la cama, una circunstancia que nos quita horas de descanso y que, por culpa de la luz azul, puede alterar la producción de melatonina. Mantener una buena higiene del sueño, durmiendo las horas necesarias puede contribuir a que la dysania desaparezca.

    En el caso de que haya patologías de base como las apneas o el síndrome de piernas inquietas, el médico prescribirá el tratamiento adecuado. Si se trata de un problema para conciliar el sueño, lo más habitual es aconsejar la toma de complementos a base de melatonina.

    Déjanos tus comentarios

  • Artículos Relacionados

    3
    Oct

    La rutina, buena aliada del sueño

    ¿Has pensado alguna vez que gracias a nuestros hábitos y costumbres no tenemos que decidir a cada momento qué vamos a hacer? Dormir, desayunar,...

    30
    Sep

    5 claves para levantar el ánimo en otoño

    En otoño los días se acortan y hay menos luz natural, dos circunstancias que hacen que muchas personas sufran bajones anímicos coincidiendo con la...

PRODUCTOS DESTACADOS