Área farmacéuticos
Italiano -English - Português - Español
Link a landing de concurso aquilea

Mi colesterol y yo

  • Mi colesterol y yo

    Mi colesterol y yo

    El colesterol es una substancia grasa natural, que está presente en todas las células de nuestro organismo. Resulta imprescindible para el buen funcionamiento del cuerpo humano, ya que interviene en la formación de algunas hormonas, en la digestión de los alimentos, en la producción de vitamina D que tanta falta nos hace, etc.

     

    Cuando el colesterol se mantiene en unos niveles normales, es porque permanece en un saludable equilibrio entre el llamado “colesterol bueno” (el colesterol HDL) y el conocido como “malo” (el LDL).

     

    Si tenemos el colesterol demasiado alto suele ser debido a que el LDL se ha descontrolado, rompiendo el buen equilibrio existente entre el “bueno” y el “malo”. ¿Qué ocurre entonces?

     

    Ocurre que el colesterol “bueno” (que es el encargado de conducir hacia el hígado ese exceso de colesterol para eliminarlo) se ve desbordado de trabajo y el colesterol LDL que ha conseguido quedar en circulación, se va pegando a las paredes de las arterias. Y si cada vez hay más colesterol pegado, las arterias se van estrechando y estrechando, hasta que pueden ocasionar un serio disgusto.

     

    Conclusión: los excesos son malos. Hay que controlar el colesterol y hacer lo que haga falta para mantenerlo en unos niveles lo más saludables posible. Un análisis de sangre  al año sería lo más recomendable para evitar sorpresas.

     

    Tipo de colesterol Nivel mínimo Nivel normal Nivel excesivo
    LDL (el “malo”) Cuanto más bajo, mejor Entre 70 y 120 mg/dl Más de 130 mg/dl
    HDL (el “bueno”) Hombres  40 mg/dl

    Mujeres    50 mg/dl

    Entre 40 y 160 mg/dl

    Entre 50 y 160 mg/dl

    Más de 160 mg/dl
    Colesterol total 120 mg/dl Entre 120 y 200 mg/dl Más de 240 mg/dl


    ¿Qué debo hacer entonces con mi colesterol?

     

    – Si mis niveles de colesterol están dentro de la normalidad, tengo que felicitarme… ¡y seguir así!

     

    – Si los tengo dentro de la normalidad pero tirando a altos, debo corregir mis hábitos alimenticios (menos grasas animales y más frutas y verduras, por ejemplo) y considerar la posibilidad de ayudarme con un complemento alimenticio para el control del colesterol.

     

    – Si los tengo justo en el límite o un poco por encima, debo tomarme más en serio el tema de mi alimentación y del complemento alimenticio para el control del colesterol. En este caso, el consejo de la farmacia será muy útil.

     

    – Si mis niveles están altos, he de acudir sin excusa a la consulta médica. Mi salud puede estar en juego.

    Dejar un comentario

    Campos requeridos*