Área farmacéuticos
Italiano -English - Português - Español

El azúcar se nos va de las manos

  • El azúcar se nos va de las manos

    El azúcar se nos va de las manos

    Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), en España el consumo anual de azúcar es de 3,6 kilos por persona. Una auténtica barbaridad si tenemos en cuenta que la cantidad máxima recomendada es de unos 50g/día, es decir menos de 1,9kg al año.

     

    ¿Tanto nos gusta? ¿O es que no podemos parar de comer azúcar? Tal vez, pero también existen otros factores que no ayudan en absoluto a controlarnos: por un lado no tenemos todavía demasiada costumbre de leer las etiquetas de lo que compramos; por otra parte, en la información que aparece en ellas no siempre queda clara la cantidad de azúcar que contienen, ya que en muchas ocasiones está presente en forma de fructosa, sacarosa, glucosa, maltodextrina, jugo de caña, jarabe de ágave, de malta…

     

    Pero lo peor de todo es que varios estudios internacionales están demostrando que el azúcar crea adicción. Según apuntan, cuando tomamos azúcar, en nuestro cerebro se producen una serie de mecanismos sobre los centros del placer similares a los ocurren con las drogas: aumenta de forma considerable la secreción de dopamina que actúa sobre el cerebro estimulando las ganas de volver a consumir. Y como suele pasar en estos casos, para sentir el mismo placer, cada vez será necesaria más cantidad de azúcar.

     

    ¿Y cómo afecta el  exceso de azúcar a nuestra salud? Pues de forma muy negativa y peligrosa porque lo hace de forma silenciosa y en muchos casos, los síntomas aparecen cuando es un poco tarde. Según los expertos, el exceso continuado de azúcar aumenta notablemente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y hepáticas, de diabetes y, naturalmente, de obesidad, una enfermedad que se ha triplicado en el mundo desde 1970 hasta hoy. También puede afectar al sistema renal, la visión e incluso algunas capacidades cognitivas.

     

    Con toda esta información, tal vez es el momento de prestar atención a lo que comemos y de valorar si toca empezar a reducir el azúcar que tomamos. Avisamos: al principio no es fácil (porque es adictiva), pero se puede conseguir.

    Dejar un comentario

    Campos requeridos*