Consejos para la relajación y el estrés

Síntomas del estrés que pensabas que no lo eran

¿Se puede tener estrés sin saberlo? Sí, se puede vivir estresado sin ser consciente de ello, pensando simplemente que “la vida es así” y que cada uno gestiona cómo puede el exceso de trabajo, de responsabilidades y de problemas.

Y lo que tal vez tampoco sabemos es que el estrés va liberando en la sangre un exceso de cortisol y de adrenalina que afectan de forma directa el funcionamiento del organismo. Y esta circunstancia se manifiesta en forma de síntomas físicos que, en ocasiones, puede parecer que no estén relacionados con el estrés.

¿Cuáles son los más frecuentes?

El cansancio. El estrés va agotando el cuerpo y la mente, por lo que sentir fatiga de forma habitual y tener la necesidad de descansar más puede ser un aviso.

Enfermedades. El estrés debilita el sistema inmunitario, de modo que el organismo tiene más posibilidades de caer enfermo con facilidad.

Malestar gástrico. El sistema digestivo es muy sensible al estrés, por eso es muy frecuente que se produzcan problemas como acidez, malas digestiones, diarrea o estreñimiento. Hay que estar atentos.

Problemas dermatológicos. El exceso de cortisol estimula la liberación de histamina, y un exceso de histamina puede ser responsable de la aparición aparentemente incompresible de eczemas, urticarias y picores en la piel.

Caída del cabello. Conocida como alopecia nerviosa, este problema también viene originado por el exceso de cortisol en la sangre. Esta sustancia dificulta la correcta absorción de los nutrientes y, en consecuencia, del crecimiento normal del cabello.

Tensión muscular. El típico dolor en la zona cervical y de los hombros suele tener su origen en el estrés. Los músculos se van tensando día a día y la falta de movimiento y de estiramientos impide una buena circulación sanguínea que contribuye a la formación de contracturas.

Problemas de sueño. Un alto nivel de cortisol dificulta la relajación que el cuerpo necesita para dormir. Y si no se logra dormir bien y tener un sueño reparador, los problemas del día empeoran y se convierten en un círculo vicioso que puede tener consecuencias muy negativas.

Además de los síntomas físicos comentados, el estrés puede producir otros que afecten al estado de ánimo (tristeza, irritabilidad, falta de motivación…) y también al comportamiento (consumo compulsivo de alimentos, alcohol o tabaco, arranques de ira, sedentarismo o retraimiento social).

Si tienes alguno de los síntomas comentados y crees que el estrés puede ser el origen, no dudes en buscar soluciones para aprender a tomarte la vida con más calma.

legal

Aprende a cuidarte con nuestra Newsletter

Artículos Relacionados

En Aquilea,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies .Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.