Consejos para la relajación y el estrés

Técnica respiratoria para la relajación

¿Has notado como se acelera la respiración cuando estás viviendo un momento de nerviosismo o angustia? Si nos encontramos ante una situación de este tipo, es muy común que quienes nos rodean nos aconsejen respirar de forma lenta y profunda para conseguir volver a la calma. Y es que, efectivamente, una buena respiración tiene efectos muy positivos cuando el objetivo es relajar el cuerpo y la mente.

Existen diferentes técnicas que vienen utilizándose desde la antigüedad por parte de muchas culturas, pero es la respiración abdominal o diafragmática una de las más conocidas y utilizadas por lo sencilla y eficaz que resulta. Es muy útil para prevenir o reducir las reacciones fisiológicas que nuestro cuerpo produce ante la ansiedad o el estrés, pero además, a largo plazo, tiene otros muchos beneficios: nuestra sangre y nuestro cerebro se oxigenan mejor, ganamos energía, se mejora la función cardiovascular y digestiva, el aspecto de la piel, etc.

Practicar este tipo de respiración es bien fácil: sentados con la espalda bien erguida o estirados boca arriba con los pies apoyados en el suelo, se inhala por la nariz durante unos 3 segundos sintiendo como el aire hincha el abdomen y el diafragma se expande. Después se expulsa el aire lentamente, contando hasta tres y notando como se vacían los pulmones y el abdomen se contrae de nuevo. Es importante que los pensamientos se centren en lo que estamos haciendo. Al practicarlo las primeras veces, se aconseja poner una mano en el vientre para estar seguros de que éste se va moviendo correctamente al ritmo de la respiración.

Se recomienda repetir estas respiraciones entre 1 y 2 minutos y, si es posible, practicarla varias veces al día aunque no se esté nervioso, ya que hacerlo de forma habitual ayuda a sentir más relax a nivel físico y más calma y serenidad.

¿Por qué no lo pruebas? Hay muchas ocasiones durante el día ideales para dedicar unos minutos a un ritual tan sencillo: puede ser aprovechando una pausa en el trabajo, antes de comer –para disfrutar de una comida sin nervios- o en el momento de acostarnos, para empezar a conciliar el sueño de la manera más relajada posible.

Seguro que notas los efectos.

legal

Aprende a cuidarte con nuestra Newsletter

Artículos Relacionados

En Aquilea,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies .Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.