Circulación

Insuficiencia venosa: síntomas, causas y cómo tratarla

La insuficiencia venosa es un mal funcionamiento de las válvulas de las venas que no permite el normal retorno de la sangre hacia el corazón. Es conocida como Insuficiencia Venosa Crónica (IVC) y es una patología muy frecuente, siendo sus principales efectos la aparición de varices en las piernas, pantorrillas, pies y detrás de la rodilla, así como la sensación de cansancio y hasta dolor en las piernas.

Se estima que un 30% de la población adulta padece esta afección, aunque muchas veces no esté diagnosticada. Si bien es más frecuente en mujeres entre los 35 y 40 años de edad, cada vez más gente joven nota el surgimiento de varices, ya que está muy relacionada con el estilo de vida. En las mujeres, la insuficiencia venosa está relacionada con la producción de hormonas, aumentando su aparición en embarazadas y en mujeres mayores de 50 años.

Causas de la insuficiencia venosa

¿Qué produce la insuficiencia venosa? Existen múltiples factores que pueden causar esta patología. Según los especialistas, la causa más frecuente es la predisposición hereditaria. Es decir, si hay antecedentes familiares, es muy probable que se padezca esta afección.

Por otra parte, la edad avanzada casi siempre trae aparejada el relajamiento de las válvulas. En estos casos es importante determinar si la persona es fumadora, ya que este hábito comprime las venas y genera mal funcionamiento de las mismas.

El sobrepeso y la obesidad son factores determinantes para el desarrollo de la insuficiencia venosa, puesto que al aumentar el peso corporal se incrementa la presión de las venas.

Hoy día existen muchos trabajos sedentarios o que obligan a permanecer de pie en la misma postura mucho tiempo, lo que provoca un irregular funcionamiento de la circulación sanguínea. Finalmente, aunque menos frecuentemente, las personas de alta estatura pueden presentar síntomas de insuficiencia venosa.

Síntomas de la insuficiencia venosa

Generalmente, las personas advierten varices, “arañas” y manchas en los tobillos, la superficie de los pies y, sobre todo, en las pantorrillas y el hueco poplíteo. Más allá de la advertencia visual, los primeros síntomas también incluyen sensación de adormecimiento de los miembros inferiores, pesadez y hasta cansancio muscular en las piernas. Estos síntomas aumentan con el calor excesivo y disminuyen con el frío y la elevación de las piernas.

El síntoma más frecuente es la aparición de varices o venas varicosas, es decir, venas hinchadas y deformadas que se vuelven visibles causando mala impresión estética.

Si bien, en general, la insuficiencia venosa crónica no pone en riesgo la salud, en algunos casos puede ser signo de trombosis y problemas de circulación cardíaca que requieren atención. A pesar de que puedan ser consideradas una patología benigna, inciden notablemente en el cansancio físico y la autoestima de quienes las padecen.

Tratamientos y prevención de la insuficiencia venosa

Un buen tratamiento para la insuficiencia venosa consiste en una rutina saludable que evite el sedentarismo. Estar sentado o parado mucho tiempo aumenta la presión en el sistema venoso. Evitar fumar y hacer ejercicio, junto con la correcta hidratación y alimentación, pueden prevenir o detener el desarrollo de la insuficiencia venosa.

Existen ejercicios puntuales para una mejor circulación de las venas. Son rutinas de pocos minutos diarios que ayudan a generar una correcta circulación sanguínea y combatir el exceso de presión y consecuente deformación venosa.

En cuanto a los alimentos es recomendable evitar los vasoconstrictores, como el café y los refrescos; las grasas y, sobre todo, los picantes. A su vez, una buena dieta preventiva debería incluir alimentos ricos en fibra, como las frutas, las legumbres, verduras, hortalizas y frutos secos.

Resulta de ayuda beber al menos dos litros de agua diarios, de los cuales una parte puede ser reemplazada por zumos, infusiones y caldos.

El aceite de oliva, los frutos rojos y los cítricos poseen vitaminas antioxidantes que mejoran la reacción y morfología correcta de las venas.

Las carnes blancas, como las del pescado, proveen de anticoagulantes como el omega 3. Asimismo las carnes bajas en grasa, como las de aves, generan menor esclerosis de las arterias.

Los bioflavonoides son elementos antioxidantes que provienen de los vegetales y frutas. Principalmente regulan la correcta circulación sanguínea, pero además poseen muchos beneficios para el organismo, como la desintoxicación, la cicatrización o la absorción de vitaminas, como la C, B y D. Están presentes en plantas como el Rusco y el Castaño de Indias.

Piernas ligeras: cómo aliviar la insuficiencia venosa

Además de la dieta adecuada y los ejercicios sencillos para la prevención y detención de la insuficiencia venosa, existen productos que alivian la pesadez de piernas. Aquilea piernas ligeras combina bioflavonoides, como la diosmina, rutina y hesperidina, con plantas como el Rusco y el castaño de indias. A su vez, posee una dosis necesaria de vitamina C para alcanzar una sensación de alivio y rejuvenecimiento de las piernas cansadas.

Los beneficios de su triple acción se deben a la acción del rusco y el castaño de indias, los bioflavonoides y la vitamina C. El rusco es un fruto natural del mediterráneo que ayuda a aliviar la sensación de pesadez de las piernas. El castaño de indias incide en la buena circulación sanguínea. Y la vitamina C, por su parte, ayuda a mantener la elasticidad adecuada de los vasos sanguíneos y válvulas, contribuyendo a conservar su estructura normal.

Aquilea Piernas Ligeras

Mejora la circulación de tus piernas y siéntelas ligeras.

Aquilea Piernas Ligeras

Mejora la circulación de tus piernas y siéntelas ligeras.

legal

Aprende a cuidarte con nuestra Newsletter

Artículos Relacionados

Dolor de piernas y cansancio

El dolor y el cansancio de las piernas suelen ser síntomas muy comunes en las personas. Esto no quiere decir que se padezca de una alteración grave, sin embargo, puede ser causado por alguna afección leve en las venas

En Aquilea,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.