Nariz y garganta

¿Es lo mismo la sinusitis y la rinitis?

Las afecciones respiratorias afectan a una función tan esencial para la vida (no podemos vivir si la respiración se interrumpe solo unos minutos), que los síntomas pueden ser muy similares entre ellos, sobre todo cuando se localizan en la misma zona del cuerpo. Si es una zona relativamente pequeña, como la parte central del rostro, es todavía más difícil diferenciar los síntomas.

Esta confusión es frecuente entre la sinusitis y la rinitis, debido a que sus síntomas se centran en la nariz y alrededores.

Sin embargo, entre estas dos afecciones hay claras diferencias, así como algunas similitudes que veremos a continuación.

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es una afección en la que se produce una inflamación de los senos paranasales. Estos senos son dos espacios llenos de aire situados entre los huesos de la cabeza. Están comunicados con la nariz a través de unos pequeños orificios. Los senos paranasales producen mucosidad cuya función es proteger la nariz, conservando su humedad y eliminando microbios y polvo.

Una de las diferencias entre sinusitis y rinitis, es que en la primera existe una inflamación de los senos paranasales suele causar dolor de cabeza y congestión. Viene producida por una acumulación de líquido en los espacios llenos de aire. Este exceso de líquido es el caldo de cultivo perfecto para la multiplicación de los microbios. La mayoría de las sinusitis vienen causadas por virus, pero algunas pueden tener origen bacteriano.

¿Qué es la rinitis?

La rinitis consiste en una inflamación de la mucosa nasal. Sus síntomas son muy similares a los de un resfriado (congestión nasal, estornudos, picor nasal y mucosidad). Esto puede hacer pensar a la persona que padece la rinitis que esta va a desaparecer pronto. Sin embargo, si la rinitis no desaparece, produce un malestar crónico.

Tipos de rinitis

Aunque la sinusitis y la rinitis parezcan iguales a simple vista. De la segunda existen dos tipos:

  • Rinitis no alérgica. Por lo general viene producida por una infección viral, aunque también hay bacterias que la pueden causar. Además, factores congénitos o sobrevenidos que produzcan una desviación del tabique nasal pueden causar una obstrucción que produce la rinitis.
  • Rinitis alérgica. Es la más común y, como su propio nombre indica, su causa es la exposición del paciente a determinadas sustancias o elementos alérgenos, generalmente que se encuentran en suspensión en el aire. Estos alérgenos generan una sobrerreacción del sistema inmunitario, causando la inflamación de la mucosa nasal. Según su duración se clasifican en intermitentes o agudas (suceden sobre todo en primavera y no suelen durar más de 4 semanas) o persistentes y crónicas (cuando se extienden por más de 4 semanas seguidas).

Para diferenciar entre ambos tipos de rinitis se suelen hacer pruebas de alergia, poniendo la piel del paciente en contacto con diversas sustancias para ver si existe una reacción. En caso de no haberla, se examina más a fondo el tabique y la mucosa nasal para confirmar la rinitis no alérgica.

Los alérgenos que más frecuentemente causan la rinitis alérgica son la caspa y el pelo de algunos animales, la polución urbana, el moho, algunos árboles y plantas, el polvo y, sobre todo, el polen, especialmente presente durante la primavera.

Similitudes y diferencias entre la rinitis y la sinusitis

Ambas pueden tener un origen vírico o bacteriano, siendo el vírico el más común. Ambas provocan sensación de congestión, dificultando la respiración vía nasal y pueden convertirse en crónicas si no se tratan o si no responden al tratamiento tras varias semanas.

La principal diferencia entre la sinusitis y la rinitis es que en la primera se inflama un tejido más profundo (los senos paranasales) que en la rinitis (se inflama la mucosa nasal). La sinusitis también puede causar algunos síntomas que no se presentan en la rinitis, como la halitosis, la tos, la sensibilidad en algunas partes del rostro y la fatiga a lo largo del día.

Combatir la congestión nasal

El síntoma común más notorio de ambas afecciones puede mitigarse con facilidad mediante sprays de congestión nasal. En el caso de Aquilea Respira, es un producto sanitario que incluye diferentes componentes que suponen una ayuda extra a la descongestión.

Su solución salina hipertónica con Aloe Vera y esencias naturales despeja la nariz y contribuye a disminuir la inflamación de las mucosas. Los aceites esenciales BIO de eucalipto y abeto balsámico contribuyen a prolongar el efecto de alivio y frescor. No produce adicción ni efecto rebote.

Hay que dejar claro que sinusitis y rinitis no son afecciones de gravedad, pero su prolongación en el tiempo afectan a nuestra calidad de vida, empeorándola lo bastante para causar un malestar considerable. Es importante acudir a un especialista para que determine el diagnóstico final, determinando cuál de las afecciones sería.

Aquilea Respira

Ayuda a la congestión nasal provocada por resfriados, ritinits alérgica, gripe y sinusitis

Aquilea Respira

Ayuda a la congestión nasal provocada por resfriados, ritinits alérgica, gripe y sinusitis

legal

Aprende a cuidarte con nuestra Newsletter

Otros Productos en Vías Respiratorias

Aquilea Respira

Ayuda a la congestión nasal provocada por resfriados, ritinits alérgica, gripe y sinusitis

Aquilea Mucus

Cuidado de las vías respiratorias

Aquilea Mucus Jarabe

Alivia las vías respiratorias

Aquilea Garganta

Alivia la irritación y el dolor de garganta

Aquilea Própolis Spray

Mejora el bienestar de la garganta

Aquilea Própolis Jarabe

Cuida las vías respiratorias

Aquilea Tos Family

Calma la tos y protege de las irritaciones a toda la familia.

Aquilea Própolis Comprimidos

Cuidado de la garganta

Aquilea Kids Própolis

Cuida la garganta de los más pequeños

Artículos Relacionados

Hola, Si necesitas ayuda solo tienes que decirlo ¡Aquí estamos!

En Aquilea,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies .Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.