Probióticos y prebióticos

Diferencias entre probióticos y prebióticos

Conocer la diferencia entre probióticos y prebióticos es fundamental a la hora de mejorar la calidad de vida en muchos aspectos. Sin embargo, tal vez lo más importante sea la manera en que se relacionan y complementan entre sí para beneficiar la salud de la microbiota en su conjunto.

La microbiota es el sistema de microorganismos alojados en diferentes zonas del cuerpo y que influyen directamente en el funcionamiento general del mismo, como son los casos del tracto gastrointestinal, la cavidad oral, el sistema genitourinario e, incluso, la piel. Tener una microbiota equilibrada ayuda a prevenir una inmensa cantidad de enfermedades y afecciones.

Qué son los probióticos

Son microorganismos vivos hospedados en el cuerpo humano cuyas actividades confieren efectos beneficiosos para el mismo. Generalmente, se les asocia con la mejoría de la salud a nivel gastrointestinal, pero en realidad también son capaces de contribuir con el desempeño pulmonar, cerebral, cutáneo y con el desempeño inmunitario de manera integral.

Sin embargo, el principal beneficio de los probióticos es que fomentan el equilibrio de la microbiota, lo que a su vez reduce el riesgo de padecer una amplia gama de patologías o, en su defecto, permite que el sistema inmune las combata con mayor facilidad.

Qué son los prebióticos

Los prebióticos, en lugar de seres vivos, son fibras vegetales no digeribles pero que están compuestas por sustancias que sirven de alimento para algunos grupos de microorganismos alojados en el intestino. Esto favorece el desarrollo de bacterias beneficiosas al mismo tiempo que reduce la proliferación de bacterias nocivas.

En esencia, los prebióticos son cruciales para la nutrición y el crecimiento de los probióticos en el intestino. Algunos de los prebióticos más importantes para esta labor son la inulina y los fructooligosacáridos.

Diferencias entre prebióticos y probióticos

Considerando la gran sinergia entre ambos, las diferencias entre prebióticos y probióticos son bastante claras y contundentes. Por un lado, los probióticos son microorganismos vivos capaces de conferir múltiples beneficios para la salud general del huésped, mientras que, por otro lado, los prebióticos son sustratos no digeribles por el cuerpo humano pero que resultan indispensables para la nutrición de muchos microorganismos hospedados en el intestino, como por ejemplo, algunas cepas de probióticos.

En conjunto, promueven el equilibrio de la microbiota, que a su vez ayuda a prevenir una inmensa cantidad de enfermedades y afecciones. Sin embargo, en el ámbito de tratamientos específicos también es posible encontrar algunas diferencias entre prebióticos y probióticos:

  • Los probióticos son buenos para tratar o prevenir:
  • La mala digestión
  • Reforzar el sistema inmunitario
  • La mastitis durante la lactancia
  • Reposición de la microbiota cuando la misma ha sido eliminada por algún motivo
  • Los prebióticos son buenos para tratar o prevenir:
  • Aumentan el número de bacterias beneficiosas en el colon
  • Favorecen la absorción de minerales como el calcio, hierro, magnesio y zinc.

Teniendo en cuenta que existen diferentes grupos de probióticos y tipos de prebióticos, es importante fomentar el desarrollo de los más apropiados para cada afección, patología o enfermedad.

Alimentos probióticos y prebióticos

Existen muchos alimentos con probióticos y prebióticos naturalmente integrados en su composición. La mayoría son fáciles de conseguir y, por supuesto, se recomienda que sean ingeridos con la mayor frescura posible.

En el caso de los alimentos con probióticos, los alimentos ideales son aquellos compuestos por elementos como el lactobacillus delbrueckii sp. bulgaricus y el streptococcus salivarius sp. Thermophilus. Los alimentos con prebióticos, en cambio, contienen considerables cantidades de fructooligosacáridos (FOS) y de inulina.

A continuación, encontrarás una lista de 10 alimentos con probióticos:

  1. Yogur
  2. Kéfir
  3. Queso crudo
  4. Vinagre de manzana
  5. Encurtidos
  6. Aceitunas
  7. Kimchi
  8. Suero de mantequilla
  9. Microalgas
  10. Pan con masa madre

Y si quieres conocer aquellos que contienen prebióticos, aquí te dejamos otros 10 alimentos:

  1. Leche
  2. Legumbres
  3. Frutos secos
  4. Miel
  5. Trigo
  6. Avena
  7. Frutas
  8. Plátano
  9. Cebolla
  10. Espárragos

En cualquier caso, a pesar de las diferencias entre prebióticos y probióticos naturales, es posible obtenerlos mediante cada uno de estos alimentos y otros tantos. Pero, de igual modo, se puede acceder a diferentes productos especialmente diseñados para mejorar el equilibrio de la microbiota con probióticos cuidadosamente seleccionados.

Tal es el caso de Aquilea QBiotics, con una variedad de complementos alimenticios que combinan probióticos y otros ingredientes que ayudan a equilibrar la microbiota en cada etapa de la vida y contribuye en el tratamiento de múltiples afecciones. Aquilea QBiotics consta de dos productos, Aquilea QBiotics Inmunidad, que favorece el correcto funcionamiento del sistema inmune y Aquilea QBiotics Bienestar emocional, que favorece el estado de ánimo y equilibra la microbiota.

Otros Productos en QBiotics

Artículos Relacionados

Eje intestino cerebro

El eje intestino-cerebro se define como la interacción mutua entre la microbiota del aparato digestivo y el sistema nervioso central, con consecuencias directas en el funcionamiento del cuerpo humano.

En Aquilea,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies .Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.