Energía y vitalidad

La energía que necesita el cuerpo humano al día para funcionar

De la misma forma que los coches necesitan gasolina o una fuente eléctrica para funcionar, el cuerpo también necesita combustible para desarrollar sus actividades. Este combustible lo conocemos como energía y se obtiene a través de la alimentación. Cada persona es un mundo y, por ello, la cantidad requerida de energía puede variar en función de su estilo de vida y de su fisonomía.

La unidad de medida de la energía es la caloría y se estima que una persona requiere entre 28 y 32 calorías por kilo de peso al día. Por ejemplo, una persona adulta que pese 65 kilos, necesitará al día entre 1.820 o 2.080 (28x65 o 32x65) calorías para cumplir con su requerimiento energético.

No obstante, para calcular la cantidad de energía que una persona necesita realmente hay que tener en cuenta aspectos como el sexo, la edad, la estatura, el estado fisiológico, el tipo de clima en el que habite y la actividad física que desarrolle. Asimismo, es muy importante saber el trabajo de la persona en cuestión, porque no necesita lo mismo un obrero o un campesino que un oficinista.

El problema del desequilibrio energético en nuestro cuerpo

Es habitual entre la población tener desequilibrio energético, que no es nada beneficioso para nuestro organismo. Esta inestabilidad energética da lugar al sobrepeso u obesidad, o todo lo contrario: el bajo peso o desnutrición. Cuando el consumo de energía es mayor al gasto, tiene lugar la primera situación. En cambio, cuando el consumo de energía sea menor al gasto de la misma, tendrá lugar la segunda situación.

La energía es necesaria para vivir. El 70% de la energía que obtenemos la empleamos en respirar, bombear sangre, pensar, dormir y hacer la digestión, mientras que el otro 30% queda destinado a las actividades diarias que desempeñe uno mismo, como hacer ejercicio físico o el simple hecho de limpiar la casa o ir al trabajo.

Todo en la vida conlleva movimiento físico que nos hace quemar calorías. Por eso, cuanto más movimiento, mayor cantidad de energía necesitamos. Esta se obtiene a través de los alimentos y se gasta por la actividad física. Por ello, una persona con un estilo de vida sedentario debe ingerir muchas menos calorías que una persona con una actividad diaria muy activa.

Al ingerir alimentos, nuestro cuerpo se encarga de digerirlos para obtener los nutrientes necesarios. Cuando ya los tiene, los distribuye a las diferentes partes del cuerpo. Todo este proceso se denomina ‘gasto de energía por utilización de los alimentos’ y lo lleva a cabo el aparato digestivo, que gasta energía para procesar los alimentos que luego se convertirán en nutrientes.

Cuando le damos a nuestro cuerpo más energía de la que necesita, este convierte el sobrante en una reserva, popularmente conocida como grasa. En cambio, si le aportamos menos cantidad, el cuerpo irá usando dichas reservas para cubrir sus necesidades. Si existiese un equilibrio energético, no harían falta reservas y no tendríamos que preocuparnos por esa grasa acumulada.

Cómo conseguir la energía necesaria para tu cuerpo

Para conseguir esta armonía energética es necesario llevar a cabo una serie de prácticas:

  • Mantener una alimentación sana y equilibrada. Es muy importante ingerir ingredientes naturales y ricos en nutrientes para que nuestro cuerpo no sienta un exceso o defecto de energía. Toma conciencia de cuántas veces masticas la comida, ya que es importante ingerir los alimentos lo más triturados posibles para que la obtención de nutrientes sea más efectiva. Asimismo, debes mantener un horario de comidas fijo, para acostumbrar al organismo y debes evitar comer entre horas, así como cenar demasiado; es mejor tomar alimentos saciantes pero ligeros para no dificultar la digestión.
  • Realiza actividad física diaria. El ejercicio tiene beneficios en el metabolismo y regula los niveles de grasas y glucosa. Es recomendable dedicar 30 minutos al día a caminar, correr o hacer cualquier tipo de ejercicio aerodinámico. Es fundamental mantener el peso adecuado a la estatura y a la complexión física de cada uno, porque esto nos garantizará una buena salud. No obstante, la realización de actividad física, sobre todo en pleno verano, conlleva una gran pérdida de minerales como el potasio a través del sudor. Es por esto que resulta crucial recuperar estas sustancias a través de la alimentación y, de ser necesario, a través de complementos.

A menudo, la falta de energía se debe a un bajo aporte de magnesio en el organismo, que es uno de los minerales más importantes que participa en la elaboración de nuestra fuente de energía. Por eso, si no tenemos la mejor dieta (a causa del ritmo de vida actual) y hacemos ejercicio, es normal que sintamos que nos falta energía, que tengamos debilidad muscular e incluso que nos den calambres.

Ante esta sensación de fatiga puede ser aconsejable tomar un suplemento de Magnesio. Aquilea Magnesio + Potasio efervescente, te ayudará a tener el aporte de energía diario que necesitas, ya que contribuye a restaurar los minerales perdidos y ayuda al mantenimiento del equilibrio electrolítico. Un solo comprimido al día te aportará energía y el bienestar que necesitas. Además Aquilea Magnesio+Potasio aporta en un solo comprimido efervescente al día el 100% de la Cantidad Diaria Recomendada de magnesio, con un agradable sabor a limón.

⇨ Aquí te dejamos un artículo para que conozcas más sobre las propiedades del magnesio

legal

Aprende a cuidarte con nuestra Newsletter

Otros Productos en Energía & Vitalidad

Aquilea Crono-Energía

La única solución a tu falta de energía para todo el día.

Aquilea Sistema Inmunitario

Refuerza las defensas naturales de nuestro organismo

Vitamina D+

La Vitamina D más completa y de rápida absorción para reducir el déficit en nuestro organismo

Aquilea Magnesio Max

El Magnesio de máxima absorción para ayudar a tu cuerpo a estar al máximo.

Artículos Relacionados

En Aquilea,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.