Huesos y Articulaciones

¿Es malo crujirse la espalda?

El modo de vida actual de muchas personas resulta inadecuado para la salud del aparato musculoesquelético. Mientras que algunos trabajan en posturas demasiado esforzadas y acarreando pesos durante mucho tiempo, muchos otros desempeñan empleos en oficinas, sentados ante un ordenador demasiadas horas al día.

En ambos casos hay riesgos y una de las zonas más afectadas es nuestra espalda. Para solventar las molestias en ella mucha gente adopta posturas y realiza movimientos que hacen crujir la espalda. No son pocas las personas que consideran que esto es muy bueno y les alivia el malestar. Pero realmente, ¿es malo crujirse la espalda?

¿Por qué cruje la espalda?

Lo que llamamos crujidos de la espalda se producen por los estallidos de las burbujas creadas en el líquido sinovial que existen entre las vértebras. Nuestras vértebras tienen dos articulaciones que las unen entre sí para dotar de movilidad y flexibilidad a la espalda. Los espacios entre ellas se rellenan con tejidos blandos y líquido sinovial y los cambios de presión (al movernos o al estar quietos demasiado tiempo) generan estas burbujas.

Crujir la espalda proporciona una sensación temporal de alivio a algunas personas que notan su columna contracturada. Por eso hay incluso tutoriales de cómo provocar estos crujidos. El bienestar que puede sentirse tras crujir la espalda a veces está asociado a la transitoria liberación de endorfinas a nivel local, pero es un hecho muy puntual.

Otros crujidos también pueden ser causados por la fricción de los ligamentos y tendones entre sí o contra un reborde óseo, cartílago o articulación.

Riesgos de crujirse la espalda

Debido a la bipedestación (el hecho de andar sobre las dos extremidades inferiores) del ser humano hay zonas de nuestra espalda que están más expuestas a las tensiones. Es el caso de la zona lumbar. Pero, además, muchos de los hábitos de la vida moderna causan tensiones también en la zona dorsal, base del cuello y nuca. Estas molestias causan que muchas personas quieran soluciones sencillas e inmediatas y por ello caen en algunos mitos y falsedades, como si es malo crujirse la espalda.

El mito de alinearse las vértebras mediante el crujido de espalda

En la cultura popular existe el falso mito de que los crujidos de las vértebras o de otras articulaciones son señal de que estas se han alineado correctamente.

Sin embargo, esta creencia no tiene base científica alguna. De hecho, los estudios acerca de los crujidos de espalda han desmentido que por producirse dichos crujidos se asegure que las vértebras se alineen correctamente.

Para hacer sonar las vértebras, como hemos visto, es necesario que exista presión sobre los tejidos que las rodean. Esta presión, de ejercerse con frecuencia, afectará a tendones, ligamentos y otros tejidos blandos, desgastándolos. A largo plazo, este desgaste causará incomodidad y problemas en la columna vertebral. También puede producirse que las estructuras óseas friccionen unas contra otras al haberse desgastado los tejidos blandos a su alrededor.

Por lo tanto, es malo crujirse la espalda y puede tener consecuencias negativas que aparecerán con más probabilidad y con mayor gravedad cuanto más frecuente sea esa costumbre de hacer sonar nuestras vértebras.

El mejor cuidado para tu espalda

La salud de nuestra espalda dependerá de varios factores, como la higiene postural en las actividades diarias, sobre todo en aquellas que absorben la mayor parte de nuestra jornada. Esto incluye tanto nuestro tiempo de trabajo como el de descanso. Debemos elegir un colchón adecuado para cada tipo de persona. La realización de estiramientos, evitar el sedentarismo, adoptar una rutina de ejercicios y evitar el sobrepeso serán otros factores determinantes del bienestar de nuestro sistema musculoesquelético.

Ayudando a cuidar nuestras articulaciones

Además del sedentarismo y las malas posturas, el paso del tiempo es uno de los enemigos de las articulaciones. Estas suelen sufrir con el paso de los años, por lo que cuidarlas es vital para nuestra movilidad y, por tanto, para nuestro nivel de vida.

Un modo sencillo de contribuir al cuidado de nuestras articulaciones son los comprimidos de Aquilea Forte-dol articulaciones. Se trata de un compuesto que incluye colágeno y ácido hialurónico. Ambas sustancias son esenciales para el mantenimiento de nuestro organismo. El colágeno conforma huesos, piel y cartílagos, mientras que el ácido hialurónico está presente en las articulaciones y también en cartílagos. Ambos compuestos pasan a generarse en menor cuantía según vamos cumpliendo años, por lo que un suplemento alimenticio que aporte estas sustancias a nuestro organismo es de gran ayuda.

Con Aquilea Articulaciones Forte-dol comprimidos podrás prevenir las molestias y cuidar la flexibilidad de las articulaciones gracias a su composición, que contiene cúrcuma, condroitina, glucosamina y vitamina C. Esta última contribuye a la síntesis del colágeno en el organismo.

Tus articulaciones, vértebras incluidas, merecen un cuidado inteligente y duradero que no incluya cuidados que carecen de base científica. Apostar por nutrir tu cuerpo para preservar tus articulaciones será tu mejor opción.

Aquilea Articulaciones Forte-dol

Ingredientes naturales para recuperar la flexibilidad y movilidad articular

Aquilea Articulaciones Forte-dol

Ingredientes naturales para recuperar la flexibilidad y movilidad articular

legal

Aprende a cuidarte con nuestra Newsletter

Artículos Relacionados

En Aquilea,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies .Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.