Área farmacéuticos
Italiano -English - Português - Español

¿Podemos combatir la celulitis (de verdad)?

  • ¿Podemos combatir la celulitis (de verdad)?

    ¿Podemos combatir la celulitis (de verdad)?

    La celulitis es un problema que la mayoría de las mujeres que la padecen quieren combatir. ¿Se puede lograr? ¿O se trata de una utopía?

     

    Lo primero que hay que tener claro es que en la celulitis intervienen muchos factores: la genética y las hormonas juegan un papel importante y poco podemos hacer contra ellos, pero no son los únicos. Los hábitos alimenticios y el estilo de vida pueden contribuir, y mucho, en su evolución.

     

    Unos buenos cuidados ayudan a mantenerla a raya, mientras que un estilo de vida sedentario, las dietas desequilibradas o un consumo elevado de alcohol y/o tabaco  pueden agravarla.

     

    La alimentación es uno de los factores que hay que tener muy en cuenta; no se trata de hacer dieta, ni de eliminar para siempre algunos caprichos puntuales, se trata de aprender a llevar una alimentación saludable, evitando las calorías que procedan de las grasas animales y del azúcar en todas sus versiones (helados, refrescos, bollería, postres, etc). La idea es aumentar el consumo de frutas y verduras y de ir eliminando los precocinados y el alcohol como parte habitual de la dieta.

     

    Los líquidos son fundamentales en la lucha contra la celulitis porque favorecen la eliminación de toxinas; y de todos, el agua es la gran aliada porque además de beberla sola, sirve como  base de infusiones y complementos que ayudan –desde dentro- a la eliminación de grasas y tienen efecto depurativo.

     

    El ejercicio es vital porque activa la circulación, fortalece los músculos y ayuda a convertir las grasas acumuladas en energía. El secreto está en combinar los ejercicios aeróbicos para quemar (bici, running, etc), con un poco de musculación para ayudar a tonificar.

     

    Los masajes también son una buena herramienta anticelulítica, no sólo porque estimulan la microcirculación sanguínea y linfática, sino también porque favorecen la penetración de los activos de las cremas cosméticas. Los profesionales se realizan en centros de estética, pero en casa también se pueden llevar a cabo realizando movimientos suaves y circulares con una manopla de crin. Justo después, se aplica la crema anticelulítica con un buen masaje.

     

    Y si lo hacemos todo bien… ¿cuándo se notarán resultados? Pues dependerá del tipo de celulitis, pero paulatinamente se irán produciendo cambios que podremos ir comprobando a lo largo de las semanas. Atacarla desde todos los frentes y con perseverancia es lo único que funciona.

     

     

    Dejar un comentario

    Campos requeridos*